Marina

Marina Nunca llegaron a preguntar por ella. Ni siquiera fue una posible candidata en alguna de las adopciones.

Pero ella nos seguía recibiendo a todos con sus característicos maullidos. Marina era la parlanchina oficial de La Gatera.

Tenía un carácter particular, pero se dejaba querer y buscaba el afecto.

Y hablamos en pasado porque hace unos días Marina nos dejó...

Queremos pensar que ha sido inconsciente de su "invisibilidad" y que nuestro cariño le calmara un poco el abandono que sufrió.

Hemos cuidado de ella todo lo que hemos podido, pero a veces el refugio no lo puede con todo. Y seguramente de haber estado en una casita, Marina seguiría aún disfrutando de la vida.

Hasta siempre, corazón. Te echaremos de menos y nunca te olvidaremos