Labri

Labri ADIOS QUERIDA LABRI

Tú también te has ido y ahora estamos un poco más solos.

La Madrileña entera quiso ayudar a salvarte, luchaste y luchamos hasta que tu mirada nos dijo que ya no podías más, que la enfermedad te había vencido.
Sólo dos años de vida, Labri, es muy poco tiempo , pero aprendimos mucho de ti: de tu bondad, de tu paciencia, de vivir el presente… de todas esas cosas que los humanos olvidamos siempre; por eso no te vas del todo y un poquito de ti se queda en todos nosotros.

Luchaste y luchamos hasta el final y… mientras tanto , creo que supiste lo mucho que te quisimos porque antes de tu marcha nos dió tiempo a hacerte una maletita con todas las caricias, el amor y el respeto que te merecías.
Queremos dar las gracias especialmente a Nuria, la casa de acogida que compartió contigo y con nosotras todo el sufrimiento de este largo mes, volcándose en tus cuidados de noche y de día hasta el agotamiento; tú también, supiste agradecérselo porque sabías, con esa mente simple y limpia que tienen los perros, lo que ella hizo por ti.

Desde donde estés ahora, recibe este mensaje de cariño, de todo corazón y con toda el alma.

NUNCA TE OLVIDAREMOS, LABRI. HA SIDO UNA SUERTE HABERTE CONOCIDO.